Llamado vs el ciberacoso

En los últimos años, la presencia de tecnologías de la información y la comunicación (TICs) (computadoras de escritorio y portátiles; teléfonos móviles y tabletas, etc.) en nuestras vidas han sido derterminantes como herramientas no sólo para los ámbitos profesionales (laboral y escolar), sino también para la dimensión social (comunicación) y, por supuesto, afectiva (emociones). La manera en que las TICs influyen en nuestras formas de relacionarnos ha generado especial atención en el ámbito educativo y formativo, debido a los caracteres tanto positivos como negativos en torno a ellas.

Dentro de las dimensiones negativas podemos situar el ciberacoso (cyberbulling), que consiste en una forma de violencia en la que se busca dañar o agredir a una persona o un grupo de ellas a través del uso de los medios de comunicación digitales: mediante el acoso; realizando ataques personales; divulgando información personal o falsa; todo con la intención de dañar la integridad moral y/o física de las personas afectadas. Esta forma de violencia ha proliferado debido a la inmediatez y alcanse de la agresión, así como al relativo anonimato que puede escudar a los agresores. En algunos casos, esta conducta puede ser castigada penalmente.

Las redes sociales (Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter…) y los servicios de mensajería instantánea (correo electrónico, aplicaciones como Whatsapp y funciones de mesajería de las redes sociales) son los lugares más comunes donde ocurre el ciberacoso. Una variante, aparentemente inofensiva, del ciberacoso la podemos encontrar en las páginas y perfiles construidas nombradas «Mi Crush…«. Dichos espacios promueven el acoso cibernético al exhibir fotografías e información privada, sin autorización de las personas aludidas; sometiéndolas al juicio público y vulnerando su seguridad al convertirlas en potenciales víctimas del delito, siendo las mujeres las más afectadas. 

Es por ello que, como #ComunidadCSB hacemos un llamado a nuestros alumnos a no fomentar este tipo de prácticas, que no hacen más que poner en riesgo la integridad física y emocional de las personas. Al mismo tiempo, invitamos a los padres de familia a estar atentos al uso que sus hijos realizan de las herramientas tecnológicas, a fin de prevenir posibles agresiones y detectar cualquier síntoma relacionado a estas formas de violencia cuya escalada puede llegar, en algunos casos, a consecuencias fatales. Finalmente, llamamos a toda nuestra #ComunidadCSB a denunciar toda página y/o perfil en redes sociales que fomente este tipo de prácticas. Tal es el caso de la página en Facebook: Mi Crush prepa CSB, donde se expone a los miembros de nuestra comunidad a este tipo de acoso.

No nos resta más que agradecer su atención y reiterarles nuestro compromiso con la formación integral de nuestra #ComunidadCSB, así como en su integridad y seguridad. Ponemos a su disposición el espacio que la Secretaría de Gobernación ofrece para informar y tratar el tema relativo a Ciberacoso.